Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación
Noticias
Noticias

Noticias

VISITA PASTORAL: NOVICIADO DE VALENCIA 12/11/2020
VISITA PASTORAL: NOVICIADO DE VALENCIA
VISITA PASTORAL: NOVICIADO DE VALENCIA
      Del 4 al 8 de noviembre, tuvimos la Visita Pastoral, de M. general Antonia Munuera. Con ella, como colaboradora del proceso de la Visita, estuvo M. Loreto Navarrete, Vicaria general. Días de profundas reflexiones, de encuentros fraternos compartiendo la alegría de seguir a Jesús, y de vivir “su modo” de ser, actuar y mirar el rostro de tantos desconsuelos de nuestros hermanos.  La Madre puso el acento en el lema de la Visita: “Soy evangelio viviente que va asumiendo el modo humano de Jesús…” Todas sus aportaciones, sus palabras y reflexiones, fueron como el hilo conductor para llegar a una transformación personal asumiendo el “modo” de ese Jesús, tan humano fraterno y misericordioso. Encareció la praxis, de unas relaciones fraternas, alegres, comprensivas. De una misión compartida, con humildad, cercanía y empatía con hermanas y laicos.  M. Antonia, puso en el centro de su mensaje  Jesús y su Evangelio, y al hombre, como prolongación de ese centro, al que debemos amar y mirar “con devoción” como lo hacía Mª Rosa Molas. Agradecemos al Señor, este tiempo “de gracia” que hemos vivido. Que su Espíritu transforme nuestros corazones para ser testigos de comunión de fe y esperanza: Evangelios vivientes para nuestro mundo. Comunidad Noviciado de Europa
FALLECIMIENTO DE Mª ANGELES MIRANDA AZPIROZ, NSC 01/11/2020
FALLECIMIENTO DE Mª ANGELES MIRANDA AZPIROZ, NSC
FALLECIMIENTO DE Mª ANGELES MIRANDA AZPIROZ, NSC
  El pasado día 28 de octubre, falleció en la residencia de hermanas mayores de Almazora (Castellón), nuestra hermana Mª Ángeles Miranda, nacida en Añézcar (Navarra) el 01 de marzo de 1926.  Fue presencia cercana consoladora entre los niños y los jóvenes, siendo siempre alivio y consuelo para ellos, con dulzura, compasión, empatía, con una entrega discreta en España y Brasil. También fue administradora en varias comunidades de la Congregación.  Damos gracias al Señor por el don de su vida y toda su labor educativa al lado de los niños y necesitados. Que su vida siga dando fruto entre nosotras.   
CASA MISERICORDIA, CASA DE ACOGIDA A PERSONAS SIN HOGAR, REUS 31/10/2020
CASA MISERICORDIA, CASA DE ACOGIDA A PERSONAS SIN HOGAR, REUS
CASA MISERICORDIA, CASA DE ACOGIDA A PERSONAS SIN HOGAR, REUS
Casi sin darnos cuenta, o sin darme cuenta han pasado dos años. El día 1 de octubre de 2018 las Hermanas de la comunidad del colegio nos hacíamos cargo de la gestión de esa casa para personas sin hogar. Para las hermanas es un regalo poder colaborar en la Casa Misericordia. Nos ha aportado una gran riqueza, porque nos ha descentrado desde el primer momento en que la comunidad se hizo cargo. Desde que iniciamos esta andadura ha sido un reto apasionante en el que día a día, hemos ido aprendiendo de aquellos que parece a “ojos de nuestro mundo” que nada nos pueden ofrecer. De ellos hemos aprendido a dejarnos ayudar, sobre todo al principio, cuando la casa era desconocida para nosotras. También a la hora de sentarnos en la mesa con ellos y compartir la comida, creando así, un clima de proximidad y de familia en todo momento. Es bonito acompañar, compartir sus sueños y al mismo tiempo sus sufrimientos. Hemos aprendido acercarnos a los pobres y mirarlos a los ojos, tocar su carne herida como dice el Papa Francisco y descubrir al mismo tiempo el gran regalo que cada uno es. Poder acercarte a su persona, como Moisés sabiendo que cada uno de ellos es “Tierra sagrada” y merecen un profundo respeto, por eso aprendemos acercarnos sin juzgar sus vidas, al contrario, las valoramos y las queremos por lo que realmente son.  Hay 24 plazas residenciales para hombres y mujeres. 24 oportunidades para rehacer la vida. Los residentes en la Casa encuentran unas personas que les acogen, las aceptan sin hacer demasiadas preguntas. Encuentran un hogar donde se sienten reconocidos, valorados, apoyados. Y poco a poco se van integrando en esa nueva “familia”, quien más quien menos. La Casa es algo más que un espacio …. Es una oportunidad para crear vínculos que recrean a la persona, que ayudan a sanar heridas, sentirse bien. Por ejemplo, es sorprendente el cambio de una mujer que ingresó hace casi un año. María (nombre ficticio) tiene 62 años. La trabajadora social que pidió el ingreso de María en la Casa tenía sus dudas de que pudiese integrarse en la Casa, había vivido siempre en la calle o en casa de algún hombre habitualmente alcohólico o drogadicto. Muy poco habladora, huidiza. Cuando pidieron la plaza en la Casa, María estaba viviendo en un descampado debajo de un árbol (¡), su pareja estaba hospitalizada grave y a ella la echaron de la casa donde vivían. Hoy María es una persona nueva. Al principio a veces decía que prefería más vivir en la calle que en la Casa y decía que se quería ir. Y después del confinamiento cuando volvimos a abrir la Casa temíamos que no volviera. Pero ¡qué va! En los ratos de paseo era la primera en volver. En la Casa es servicial, siempre dispuesta a hacer favores, trabajadora, amable, atenta a detalles; le gusta arreglarse, le encanta ir al mercadillo y con su poco dinero sacarle provecho. Y tiene los ojos más bonitos de la Casa. Los residentes participan en las actividades organizadas de la Casa, en las celebraciones, en el trabajo de limpieza, en pequeñas compras, en la lavandería, en la recepción, ¡en el cuidado del jardín urbano que hay que ver cómo alegra nuestra terraza! Otro es el encargado de ir a buscar el pan, otro el periódico. Todo según las posibilidades de cada uno. Otro aspecto importante es buscar recursos según la situación de cada uno. Sean económicos, de trabajo, de vivienda, de dependencia. Estos aspectos los trabajamos en colaboración con otras instituciones: principalmente con los servicios sociales del ayuntamiento, caritas, servicio de formación laboral y otros. Y a partir de ahí se va haciendo camino para una mejor integración socio-laboral siempre que sea posible. Por ejemplo, en esos dos años ya tenemos experiencia de personas que han salido con trabajo, con piso o habitación compartida, otros por edad y salud han pasado a un centro socio-sanitario. También es verdad que otros se han integrado mal en la Casa y han tenido que salir, en estas situaciones les seguimos ofreciendo acompañamiento y asesoramiento. Todo eso, ¿cómo se logra? Sencilla la respuesta. Gracias a las personas que hay colaborando de distintas maneras. Gracias al “equipazo” de Consolación que sostiene esa obra. También ahora con las dificultades añadidas a causa del covid-19. Un reto esta situación. Hermanas, equipo de trabajadores, voluntarios (en tiempo de covid) y el compromiso del patronato. Para las hermanas el tiempo de confinamiento, ha sido un tiempo de preocupación, por la Casa Misericordia, en primer lugar, por la posibilidad que pudiera haber algún contagio, por otro lado, porque pasamos de ir varios días a la semana a no poder salir de casa y por lo tanto la imposibilidad de verlos. Nos sentimos comprometidas con este proyecto, que se nos ha confiado y este compromiso nos lleva a confiar en la providencia, que no nos deja en ningún momento y se convierte en un reto en el que siempre sentimos de muy cerca la mano de la Madre que nos acompaña y nos guarda. No dejamos de experimentar que el amor es creativo, así que gracias a las nuevas tecnologías nos hemos ido viendo a través de las videollamadas, que de vez en cuando realizamos para verles y saludarles. Los sentimos como parte de nuestra familia y por eso sufrimos también la distancia de no poder estar con ellos. Cuando pudimos volver, nos fuimos turnando durante la semana, solíamos ir por las tardes, para estar con ellos y compartir algunos momentos con todas las medidas de seguridad. Para ellos fue también un poco como volver a “nueva normalidad”, era como que entraba aire fresco y por lo menos ya podíamos compartir de nuevo, aunque siempre manteniendo las distancias de seguridad y de higiene. Para ir terminando. Recordar que la Casa está ubicada en el centro de la ciudad, en una zona comercial, lo que le aporta una integración social que en otro lugar no tendría. Y recordar que por esta calle pasó tantas veces la Doloretes Molas camino del hospital a ejercer su voluntariado. Por aquí pasó la Madre a vivir su fe, su amor de Dios en el servicio al enfermo. Un día pasó por aquí para hacer realidad su sueño. Mª Rosa Molas descubrió su felicidad en ser voluntaria para siempre. Dejó que el sueño de Dios se cumpliera en ella. La calle hoy de “l’Hospital” es testigo de esto. Las Hermanas continuamos ese sueño también hoy en la calle de l’Hospital, en la Casa Misericordia, casa que además la tradición de Reus dice que es el lugar en el que nació Isabel Besora la pastorcilla a la que se le apareció la Virgen de Misericordia. Comunidad  de Reus  
INICIACIÓN EN LA VIDA RELIGIOSA 26/10/2020
INICIACIÓN EN LA VIDA RELIGIOSA
INICIACIÓN EN LA VIDA RELIGIOSA
El día 25 de octubre de 2020, la comunidad del noviciado en Valencia, celebra un momento especial en la vida de la postulante Marta Ruiz Jiménez: su iniciación en la vida religiosa. Atraída por el Señor, acompañada por sus hermanas de comunidad y por novicias y postulantes de algunas Congregaciones de varios noviciados de Valencia, da un paso más en el seguimiento de Jesús. Un día lleno de gratitud y alegría por un “Sí”, que responde a la llamada del Señor, una llamada a seguirle y a dejarse hacer por Él, a dejar crecer en nosotras a esa “Marta y María”,  en actitud de escucha de la Palabra y del servicio a los hermanos. En esta celebración nos acompañó María Pilar García, que con sus  palabras nos invitó a abrir nuestro corazón, a fijar siempre nuestra mirada en Jesús y ponerle a Él en el centro de nuestra vida. Damos gracias al Señor por este día, por todo lo compartido y por todas las personas que nos pudieron acompañar, aquellos que lo pudieron hacer junto a nosotras y otros que, desde lejos, se hicieron presentes en la celebración. Que el Señor siga acompañándonos en este camino y que, cada día, nos dejemos hacer por Él para ser Consolación en nuestro Mundo.
¡!EL SEÑOR SIEMPRE ES GRANDE CON NOSOTRAS Y POR ESO ESTAMOS ALEGRES¡¡ 11/10/2020
¡!EL SEÑOR SIEMPRE ES GRANDE CON NOSOTRAS Y POR ESO ESTAMOS ALEGRES¡¡
¡!EL SEÑOR SIEMPRE ES GRANDE CON NOSOTRAS Y POR ESO ESTAMOS ALEGRES¡¡
La situación de pandemia que estamos viviendo, está limitando en muchos sentidos nuestra vida y la de todo el mundo, y eso mismo ha hecho que la imaginación, la necesidad de comunicación, y otras muchas cosas, despierten en todos nosotros la creatividad y desarrollen aptitudes tal vez antes escondidas para muchas de nosotras. Por toda esta situación no era posible que la Asamblea de Superioras, que anualmente celebrábamos en fechas próximas, pudiese realizarse como otros años; no obstante, la tecnología nos ha permitido poder encontrarnos en un ambiente igual de distendido y fraterno, estando unas de otras a cientos y miles de kilómetros, haciendo posible la oración, la reflexión personal, el trabajo en grupos, las puestas en común, el diálogo, y la fraternidad… Nos conectamos “on line” a través de la plataforma zoom, los sábados 26 de septiembre y el 3 de octubre. El lema de esta Asamblea ha sido: “SOY EVANGELIO VIVIENTE QUE VA ASUMIENDO EL MODO HUMANO DE JESÚS”. Nos convocó la Madre General a través de una circular en donde nos indicaba un trabajo previo de preparación para el 1er encuentro, con la lectura del Documento “ODRES NUEVOS PARA CONSOLAR”. II Fase Nueva Organización-Provincia Europa para centrarnos en el sueño – nos decía ella- dónde queremos llegar. El 2º encuentro estuvo “sostenido” por el Documento “LOS POBRES Y LA TIERRA CLAMAN CONSUELO”.  En esta ocasión reflexionamos sobre nuestro tejido relacional, la vivencia de la comunión y cómo encarnar en la comunidad ese soplo del Espíritu a vivir la fraternidad universal. También reflexionamos sobre el servicio que realizamos en la comunidad, la importancia del acompañamiento y la experiencia de sentirnos parte del cuerpo congregacional y comprometernos en sus caminos de búsqueda y de mejora. Han sido dos jornadas llenas, en donde hemos visto fluir la vida, buscando la forma -en el hoy de nuestra historia y la de nuestros hermanos- de vivir cada día más y mejor el estilo humano de Jesús, que pasó haciendo el bien, con sencillez y buscando en todo momento hacer la voluntad del Padre. También nosotras buscamos vivir nuestro compromiso insertas en la realidad, como “la Madre y las primeras Hermanas que vivieron en medio de una gran convulsión social. Insertas es esa sociedad, fueron mujeres comprometidas, activas en el día a día…. Se dejaron impactar por las necesidades de su tiempo”. Las dos jornadas empezaron y terminaron con un momento virtual de oración, que nos hizo sentir unidas a pesar de la distancia, como un sólo cuerpo sostenido por la gracia de Dios, amado, animado y consolado. Damos gracias a los Gobiernos General y Provincial por este novedoso encuentro fraterno, tan bien preparado, que siempre es una gracia de Dios. Que María, Nuestra Madre de Consolación -como dice la canción- anime las cuerdas de nuestra alma, para que en todo momento sepamos y podamos dar la “melodía” que su Hijo Jesús, el Señor, quiere y espera de cada una de nosotras.                                                                              Mª Carmen Martínez Sobrevals     .    
HEMOS TENIDO UN REGALO DE LA VIDA Y LO QUEREMOS COMPARTIR 05/10/2020
HEMOS TENIDO UN REGALO DE LA VIDA Y LO QUEREMOS COMPARTIR
HEMOS TENIDO UN REGALO DE LA VIDA Y LO QUEREMOS COMPARTIR
  Clara, Marta, María y Celia pertenecen al Movimiento Consolación para el mundo  y han participado durante 12 programas en el concurso Bloqueados por el Muro de TVE, donando parte de su premio al proyecto del Centro Médico de Togo de la Delwende ONGD.Os dejamos con la entrevista a Clara y Marta.¿Cómo pensasteis apuntaros a Bloqueados por el Muro?Fue cosa mía [Marta]. Lo vi en redes, y lo pasé en broma por un grupo de monitoras de Vila-real y otro de España. Pensaba que nadie se apuntaría pero como que el campamento de verano se había suspendido, Clara, María y Celia se lanzaron. Íbamos a pasárnoslo bien, no a ganar.Desde el principio dijisteis que pertenecéis al Movimiento Consolación, y hasta recordasteis el día de la fiesta de la Virgen de la Consolación. ¿Cómo fue dar testimonio en ese ambiente?En el cásting preguntan de qué nos conocíamos, y es inviable conocernos si no es en la Consolación. En ningún momento se nos pasó por la cabeza esconder que veníamos de un movimiento católico. Llegamos diciendo que éramos cinco: cuatro y el Señor. Antes de la prueba final rezábamos, y como llevábamos micros todo el mundo nos oía. Al principio se reían, pero al final varios técnicos de la productora se unieron.¿Qué os decían?Nos preguntaban sobre la fe. Para nosotros era algo muy normal pero ellos nos dijeron que les sorprendía encontrar gente joven y abierta que fuera creyente. Les sorprendió y se alegraron de conocernos y conocer un poco en lo que estábamos. El Papa invita a ir a las periferias, a veces donde de entrada uno no pensaría dar testimonio. Vosotras lo habéis hecho. ¿Os anima a seguir compartiendo vuestra experiencia de fe?La verdad es que la mayoría de amigos ya son gente del mismo ambiente. Pero es cierto que en cualquier ocasión no nos importa explicar que vamos a campamentos, Misas y vigilias. Como con el programa: nos gustó mostrar cómo es nuestro mundo y que es como mucho más normal de lo que puede parecer. Y la respuesta siempre fue desde el respeto.¿Qué aporta para vuestra vida participar del carisma de la Consolación?Lo hemos recibido todo. El 75% de las cosas que hacemos y con las que nos relacionamos tienen que ver directamente o indirectamente con la Consolación. Nos ha enseñado a respetar a todo el mundo, a intentar ayudar desde donde puedas, nos aporta serenidad y unos valores.Parte del premio lo donáis a un proyecto de Delwende, la ONG de la Consolación.Se trata de un centro socio-sanitario en Togo para invertir en material y educación. Quisimos ayudar un poco en lo que necesiten en formación y atención. Como no teníamos intención de ganar nada ni sabíamos hasta dónde llegaríamos, consideramos que hemos tenido un regalo de la vida y queríamos compartir. Delwnede viene de una congregación a la que debemos mucho. Es devolver un poco por lo mucho que hemos recibido.Clara Mateu y Marta Soler
5
6
7
8
9