Zona Privada Galería Videos Audios Documentos
Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación
Noticias

Noticias

Foto
Consolación_Europa_Oeste 1
Consolación_Europa_Oeste 1
Consolación_Europa_Oeste 1
Consolación_Europa_Oeste 1
25 Mayo 2019
ENCUENTRO DE HERMANAS PLATAFORMA OESTE 17 AL 19 DE MAYO
“Dios es el silencio del cual proceden todos los sonidos…”
Nuestra plataforma de vida y misión del Oeste: Ponferrada, Salamanca y Matosinhos sigue activa. Volvimos a encontrarnos las Hermanas de estas comunidades en Salamanca, una vez más, el día 17 de mayo, viernes, por la tarde.  Allí nos recibieron tan bien como siempre las Hermanas de esa comunidad, y nos ofrecieron una magnifica cena.
 
Al día siguiente, sábado 18, tras rezar juntas y desayunar, nos despedimos de Ana Espada, que no nos pudo acompañar por motivos laborales, y nos fuimos al Monasterio de san José, en las Batuecas. Es un lugar tan bonito que parece mentira: un valle entre montañas muy verdes, con un rio y muchos arroyos, cantidad de espacio para pasear, y un silencio habitado por muchos ruidos armoniosos (el agua, los pájaros, la brisa...). Una delicia.
 
También impresionante el testimonio de la comunidad de Carmelitas descalzos, que abren su liturgia y su oración para las personas que por allí aparecen. Es su forma de evangelizar, ciertamente. Celebró un carmelita (antiguo misionero en 5 países de África y retirado por motivos de salud) una Eucaristía para nosotras, las Hnas., el sábado al llegar, y los demás actos litúrgicos, incluyendo la oración personal matutina y vespertina fueron compartidos con el resto de Carmelitas y con otros religiosos y laicos que allí estaban.

En nuestro retiro, durante el sábado tras la Eucaristía inicial, meditamos el documento sobre Maria en nuestras Constituciones, que el Gobierno General preparó para este año. 

De noche, tras la oración y la cena en silencio, nos reunimos todas las Hnas. para un breve paseo y un pequeño compartir. Y al día siguiente terminamos el retiro con la Misa solemne en la iglesia grande del monasterio, de nuevo con todos los Carmelitas, y todos los que quisieron asistir (de dentro y de fuera del monasterio). Bonita experiencia eclesial.
 
Después de dejar (con pena) las Batuecas y ese silencio tan especial, nos fuimos a La Alberca, un pueblo muy bonito que tuvimos oportunidad de visitar, y comimos juntas en un restaurante familiar. Tras esta tranquila y fraterna comida....cada cual emprendió el camino de vuelta a su realidad habitual.
 
Agradecemos especialmente a la comunidad de Salamanca su acogida, sus detalles, su empeño porque todo saliera tan bien como salió. Cada una de las Hermanas, estoy segura, puso también lo mejor de sí para que este encuentro fuese tan agradable. Y gracias a los Carmelitas, hombres de oración que solo con su apertura, con mostrar cómo viven y rezan, ya evangelizan.
 
Gracias sobre todo a Dios, que es el "silencio del que nacen todos los sonidos", como decía una de las frases estratégicamente colocadas por el entorno del Monasterio. Que seamos transmisoras de Dios con nuestra vida y hagamos silencio para escuchar al Señor, como Maria, y esto nos cree una nueva sensibilidad, como decía el documento.  
 
volver