Zona Privada Galería Videos Audios Documentos
Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación
Noticias

Noticias

Permanecer con la lámpara encendida...
Permanecer con la lámpara encendida...
En esta situación de crisis sanitaria, nos sentimos en comunión con todas las hermanas y laicos con quienes compartimos la misión, que están entregándose sin tregua al servicio de los afectados por la pandemia del COVID-19.         El domingo 29 de marzo Antonia comunicaba a todo el Instituto los hechos que comenzaban a sentirse y a dolernos en la Casa Madre y nos invitaba a permanecer con la lámpara encendida. Así lo hemos hecho y lo seguimos haciendo, en actitud de súplica y oración constante, de tal manera que podemos contemplar con asombro y gratitud la mano providente de Dios por la intercesión de la Madre.   El Hospital de la Santa Creu de Jesús, en el que tantas generaciones de hermanas hemos servicio –y seguimos haciéndolo– a los enfermos y ancianos con dedicación y esmero, se ha volcado ahora a la atención de las hermanas de la comunidad de la Casa Madre, proporcionando todo lo necesario para atender a las enfermas y para protegerlas a todas, cubriendo con personal los diversos servicios: enfermería, lavandería, cáterin, desinfección. Desde la Generalitat de Cataluña, el director gerente del Hospital ha sido autorizado para intervenir la casa y tomar a su cargo el resguardo de las hermanas, y evitar nuevos contagios.   Seguimos acompañando esta Casa tan querida por toda la Familia Consolación, así como el resto de las comunidades de España, especialmente las residencias de ancianos. La fe, la esperanza y la oración en comunión seguirán haciendo brotar milagros de la mano generosa de nuestro Dios.
EL AMOR EN TIEMPOS DEL CÓLERA
EL AMOR EN TIEMPOS DEL CÓLERA
En estos momentos de incertidumbre, dolor, sinsentido y muchos etcéteras, se me ocurre este título de un libro de Gabriel García Márquez. Por supuesto, su novela nada tiene que ver con mi comentario, pero  expresa con acierto lo que deseo comunicar. Estos días de clausura obligada en casi todo el mundo abundan referencias a otros momentos de la historia en los que las personas han tenido que lidiar con situaciones análogas a las que en este 2020 nos han trastocado de raíz planes y proyectos, modos de vivir y estar en la sociedad, nuestros trabajos, familias, relaciones…  Y, al respecto, pienso en María Rosa Molas. Ella en la epidemia del cólera que hubo en su tiempo, junto con su madre, que, por cierto, murió contagiada, salió con amor a ayudar a los necesitados: Noia humil, ánima neta, en la Verge els ulls posats, sou un altra Pastoreta al capçal dels empestats... dice una estrofa de los Gozos del texto que el orfeón de Reus estrenó en el Vaticano el día de su Beatificación en 1977. De la vida sencilla y entregada de María Rosa tenemos datos suficientes, aunque algo escasos. Sí conocemos su gesto efectivo de misericordia y consolación a través de su implicación comprometida socorriendo a los afectados de una de las epidemias del cólera del siglo XIX, que  vivió y padeció. Su actitud responsable ante la dificultad y su sensibilidad ante el sufrimiento de sus vecinos. María Rosa prestó su persona y sus recursos a la atención de los contagiados por la epidemia. Con amor sí, con mucho amor, por amor sin duda..  Y los gozos continúan: Qui amb amor la vida exposa centuplica el que ha viscut. María Rosa se lanza desde bien joven al que será el sello de su existencia: Todo sea para gloria de Dios y bien de los hermanos, nada para nosotras. Y también, en circunstancias similares a lo que sufrimos ante la pandemia de coronavirus, nos ofrece un ejemplo de consolación y coherencia evangélica, como lo dan hoy, aún a lo mejor sin saberlo, tantas y tantas personas a nuestro alrededor, que, siguiendo su vocación, ponen a disposición de los necesitados, más del cien por cien de sus posibilidades. Según el Papa, en la video conferencia que le hizo el periodista Jordi Evole, son : Los Santos de la puerta de al lado. Santos que, como ella, son el signo del Espíritu de Dios que actúa a través de la fuerza de tantas personas infectadas de algo muy importante, -¡Ojalá viral- : infectadas de humanidad, de “amor en tiempos del colera”, de audaz corresponsabilidad, de fraternidad cristiana… algunos, lamentablemente, contagiándose gravemente, hasta la muerte incluso. Que Santa María Rosa Molas nos ayude a todos a pensar y actuar como ella y como todos esos Santos de nuestra mundo, aunque nos toque permanecer en casa para que el desastre no sea muchísimo mayor, llenando de vida y esperanza nuestro servicio o nuestra reclusión.  Sigamos rezando para que el Señor siga teniendo compasión de nosotros María Victoria Aymerich
En tiempos de dificultad, la Virgen nos consuela
En tiempos de dificultad, la Virgen nos consuela
Desde la Provincia de Los Andes, nos unimos en oración encomendándonos al amparo y protección de nuestra Madre de Consolación en estos momentos de dolor que "visita nuestra tierra". Permaneciendo con Ella, aguardando la resurrección, la consolación...
Manifiesto Eco-Consolación
Manifiesto Eco-Consolación
El pasado viernes 13 de marzo, ante la imposibilidad de realizarlo el 14, celebramos con gran gozo el “Ser hijas de la Iglesia”., oficialmente, por la diócesis de Tortosa. Realizada la celebración que desde el Gobierno General, se nos había mandado con antelación, hicimos el rito de plantar dos árboles y firmar el Manifiesto Eco-Consolación, de nuestra gran familia. Terminamos con un ágape fraterno compartido por todas las asistentes. Para el próximo 20, teníamos programado celebrarlo con las familias, pero se ha pospuesto, ante la situación por la que estamos atravesando del Corona virus. Equipo de Pastoral Hogar Comunitario La Consolación- Morelia
Cadena de oración “Familia Consolación”
Cadena de oración “Familia Consolación”
La comunidad de Abidjan, se ha reunido a 16h en torno del santísimo, para así unirse a la “cadena” de oración, programada por el gobierno del Instituto. Después de un día de recolección, nos hemos reunido para desde la comunión, la intercesión, pedir, por nuestro mundo que sufre. Ha sido un momento muy profundo, donde cada una ha ido expresando desde la contemplación la oración de intercesión y suplica. Oh María, tu resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza Confiamos en ti, Salud de los enfermos, que junto a la cruz te asociaste al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe Tú, salvación del pueblo romano  sabes lo que necesitamos  y estamos seguros de que proveerás para que, como en Caná de Galilea pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y hacer lo que nos diga Jesús que ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y se ha cargado con nuestros dolores para llevarnos, a través de la cruz a la alegría de la resurrección. Amén. Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios; no deseches las oraciones que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita! ¡Amén!  
PRAYER IN COMMUNION WITH ALL THE RELIGIOUS THROUGHOUT THE WORLD
PRAYER IN COMMUNION WITH ALL THE RELIGIOUS THROUGHOUT THE WORLD
Our communities of Delegation of Asia joined last Sunday to the invitation of the conference of Major Superiors in Rome, UISG to have a 24-hour praying for the healing and solution of the coronavirus pandemic. We presented to the Lord in the Blessing Sacrament all the people who are suffering because of this situation, people with died and their families, health workers, policemen, workers of different social services, and all that in one or another way are contributing to endure more comfortably this time of crisis. We are sure that the Lord, God Almighty, Father of all mercy and consolation will hear the pleading of his children and with this faith and hope, we continue praying for the soon healing and relief of this pandemic and today will joined our voice to the prayer of the whole Church reciting Our Father together. Following the suggestion of Pope Francis, we will invoke our Father during the day and at noon we will rise up our prayer as a unique voice with all Christians. Our Father who art in Heaven hallowed be Thy name; Thy kingdom come; Thy will be done on earth as it is in Heaven. Give us this day our daily bread; and forgive us our trespasses as we forgive those who trespass against us; and lead us not into temptation, but deliver us from evil. Amen.