Zona Privada Galería Videos Audios Documentos
Noticias en portada

Noticias en portada

PREPARACIÓN A LOS VOTOS PERPETUOS
PREPARACIÓN A LOS VOTOS PERPETUOS
El grupo de 9 hermanas que se están preparando para la profesión perpetua ha culminado en Roma una primera parte de la formación. Luego de un mes de permanencia en la comunidad de la casa generalicia, hoy 14 de Mayo han partido para España para continuar con la preparación. Agradecemos el paso por nuestra comunidad, por el don de la vocación de cada una, por el compartir la vida y la fe durante este mes.Nos unimos en oración por ellas, para que el espíritu santo les acompañe, ilumine y les conduzca cada vez más al conocimiento de Cristo y fortalezca su SI con el don de la fidelidad.
“Todos educamos, todos somos necesarios”
“Todos educamos, todos somos necesarios”
Es el refrán que más se ha repetido en Alicante, en Benicarló y el pasado domingo en Valencia. Convocados por Escuelas Católicas de Valencia, el domingo 22 de mayo a las 12,00 h, en la plaza de la Virgen y las calles colindantes, nos concentramos más de 40.000 personas entre padres, niños, profesores, colaboradores, amigos, etc. de la enseñanza concertada. Muchísima gente y un ambiente sereno, tranquilo, dónde amablemente unos jóvenes acompañan el paso incierto de los más mayores que van de un lado a otro o se acercan a la basílica, se respeta el espacio de los niños que cansados y sofocados por el sol se entretienen en el suelo con otros niños, se baila, se ríe, se canta, se protesta: “salvemos la concertada” “libertad de elección” “los padres deciden” “todos educamos, todos somos necesarios”. No podíamos quedarnos en casa, no podíamos callar cuando el marco legal que protege la libertad de todos es pisoteado de manera arbitraria. Nuestros Centros avalados por una larga tradición, gracias a los conciertos han podido acompañar el crecimiento de millones de niños y jóvenes. La fuerza del carisma de nuestros fundadores nos sostiene siempre abiertos, innovadores, nos capacita para ofrecer la alegría del Evangelio que da sentido a la vida, que construye cultura, que enriquece la sociedad. Nuestra pacífica concentración no es contra nadie, ni siquiera contra el Sr. Marzá, el Sr. Puig o la Sra. Oltra que abiertamente atentan contra el artículo 27 de la Constitución. Nuestra manifestación quiere visibilizar la fuerza de la dignidad y la libertad del ser humano que no se doblega a las reducciones de la persona y de la educación vengan de uno u otro partido político. Nuestra presencia fue la mejor palabra. Ojala nuestros dirigentes tengan la sensatez de escucharla y actuar en consecuencia.
Camino a la Novena de Santa María Rosa Molas
Camino a la Novena de Santa María Rosa Molas
Queridas Familia de la Consolación:                                Con alegría y sencillez les compartimos esta Novena en honor a nuestra querida y Santa Madre María Rosa Molas. Esperamos que nos ayude a todos a vivir estos días de gracia y bendición recordándola a ella como una mujer con entrañas de misericordia y consolación e imploramos por su intercesión que nos regale la gracia de ser misericordiosos con nuestros hermanos. Agradecemos de corazón al matrimonio de Eliana y Marcelo Rojas y a sus hijos por compartir esta Novena con nosotros. ¡Muchas Gracias! Si es posible se enviarán unos audios con la novena y unos videos para cada día. El Señor las Bendiga.                                                                                                                                                             Equipo  de Espiritualidad   NOVENA Santa María Rosa Molas, Madre de la Familia de la Consolación, Instrumento de la Misericordia y Consuelo de Dios para el Hombre.                              ESTRUCTURA DE LA NOVENA:  Invocación de alabanza  Motivación del tema  Palabra de Dios  Haciendo memoria de la Madre  Rezamos al Señor por su intercesión  Oración final                        INTRODUCCION        Este año que estamos transitando, no es un año como cualquier otro. La Iglesia católica vive un momento muy especial, de jubileo: El Año de la Misericordia.      El Papa Francisco nos dice que  «volver la mirada a Dios Padre misericordioso y a los hermanos necesitados de misericordia significa centrarse en el contenido esencial del Evangelio: Jesucristo, la misericordia hecha carne, que hace visible a nuestros ojos el gran misterio del Amor trinitario de Dios».      Este Año Santo extraordinario facilita «aprender que el perdón y la misericordia es lo que más desea Dios, y lo que más necesita el mundo, sobre todo en un momento como el actual, en que se perdona tan poco, a uno mismo, en la sociedad, las instituciones, el trabajo y también en la familia». Toda la Iglesia podrá encontrar en este Jubileo la alegría para redescubrir y hacer más fecunda la misericordia de Dios, con la cual todos estamos llamados a dar consolación a cada hombre y cada mujer de nuestro tiempo”.      Para nosotros, familia de la Consolación, es hermoso encontrar reflejadas en las palabras del Santo Padre la obra y la Misión que nuestra amada Madre Santa María Rosa Molas nos legó, la esencia misma de nuestro carisma. Es fácil sentirnos identificados con un mensaje que nos convirtió y transformó nuestro estilo de vida a través del testimonio de una mujer con “entrañas de misericordia”, enamorada de Dios, que al hablar de la misericordia divina se ponía a llorar de modo que su corazón se derretía al hablar del amor de Dios.        Santa María Rosa Molas procuró vivir ese amor con la perfección n de quien ha escuchado en el fondo de su ser el “sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso “Misericordia, amor, caridad no sólo como virtud a practicar, sino como un camino a recorrer, un itinerario bajo la guía del Espíritu de Amor”.  Por eso, este año no es como cualquier otro. Es un año Santo, de Jubileo, de amor, de perdón, de la misericordia vivida en obras. Es un año de Consolación. Iniciemos esta Novena en honor a una mujer misericordiosa “que amó con obras y de verdad”                                      EQUIPO DE ESPIRITUALIDAD PROVINCIA DE LOS ANDES                                                     Amada Madre, Santa María Rosa Molas, Tú que gestaste y diste a luz a tu Familia desde tus entrañas de misericordia, déjanos cobijarnos en tu regazo de madre que contiene, consuela y reconforta. Ayúdanos, como al niño que está aprendiendo a dar sus primeros pasos. Déjanos agarrarnos fuerte de tu mano porque así nos sentiremos seguros. No nos sueltes, porque así no nos desviaremos del camino. Ayúdanos a no caer si tropezamos y a levantarnos si no pudimos evitar la caída Madre, enséñanos a percibir y disfrutar el perfume de la cercanía de Dios. Danos a probar, como Tú “cuán dulce es Dios” para que tampoco nosotros podamos dejar tan suave ejercicio.  Amén  PRIMER DÍA:  OBRA DE MISERICORDIA: “DAR POSADA AL PÈREGRINO” Nunca se ha hablado tanto del cuidado de la tierra, del agua, de los bosques, de las ballenas... y nunca, como hoy, nuestro hábitat sufre tanta violencia y acoso por parte de un mundo egoísta e interesado en otros valores que, aparentemente, producen más. En pos de esta prioridad del “tener” es que nuestro mundo ha dejado de ser “la casa de todos”. Intereses mezquinos provocan que muchos de nuestros hermanos deambulen en busca de un lugar para vivir en paz y dignamente.  La Madre era capaz de mirar y VER la Obra del Dios que consuela creando, lo bello, lo grandioso, el reflejo de su Ser. Pidamos “su mirada” admirada y contemplativa, que alaba y glorifica al Señor y meditemos sobre una de las obras de misericordia que el mundo necesita con  urgencia: “DAR POSADA AL PEREGRINO”. Junto a la Madre, nos comprometemos a dar posada, abrir el corazón y albergar, acoger, cuidar y custodiar la vida de nuestros hermanos.   ORACIÓN DE ALABANZA (para todos los días)  En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén  Lector: Bendito y alabado seas Padre, Dios de toda Misericordia y Consolación.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela  Lector: Bendito y alabado seas Jesús, Dios redentor que vives para interceder por nosotros como Señor.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela.  Lector: Bendito y alabado seas Dios Espíritu Santo fuerza y vida que nos alientas en nuestra debilidad.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela. En nombre de la Santísima Trinidad iniciamos este camino oracional, poniendo como intercesora a Santa María Rosa Molas, para que ella nos ayude a descubrir, en nuestro interior, la voz de Aquel que nos invita a apasionarnos por su Persona y por el Reino.   PALABRA DE DIOS Bar 3, 32-36 “Pero que todo lo sabe, la conoce, la penetró con su inteligencia; el que formó la tierra para siempre, y la llenó de animales cuadrúpedos: el que envía la luz, y ella sale, la llama y ella obedece temblando. Las estrellas brillan temblando en sus puestos de guardia: él las llama y ellas responden: ¡“Aquí estamos”! Brillan alegremente para aquel que las creo. ¡Este es nuestro Dios! ningún otro cuenta al lado de él.”  HACIENDO MEMORIA DE LA MADRE María Rosa Molas tiene experiencia de “gratuidad”. Sus ojos están abiertos a la gloria de Dios, que se manifiesta en los distintos acontecimientos de su vida, tanto en su interior como en la naturaleza. Para ella todo es una continuidad del Don que la habita. Le es fácil proclamar lo bello de la creación y lo “bello” de un cuerpo desecho por la enfermedad, física o moral, y seguir exclamando que “nada hay más hermoso que las obras del creador”. María Rosa sabe porque vivió de cerca la destrucción de la que el hombre es capaz. No dudó en tiempos de guerra en actuar, involucrarse. Qué sentiría nuestra Madre viendo hoy a tantas personas sin hogar, deambulando por el mundo pidiendo el derecho a vivir.  Los santos saben sintetizar lo que Dios soñó para cada persona; nosotros, analizamos demasiado, pesamos, medimos y contamos: merecimientos, trabajos hechos, obras, lo que “se nos debe”… La Madre no; ella, cuando le llega la luz, obedece temblando y responde: ¡Aquí estoy…! Brilla feliz para Aquel, para el único que cuenta en su vida. Y nosotros, ¿cuál es nuestro brillo? ¿Somos capaces de decir con la vida: ¡Aquí estamos...!?  ¿Para qué estamos? ¿Para lo que nos gusta, o nos puede dar algo de prestigio, de gloria? La madre es capaz de “obedecer temblando” ante TODA obra de Dios. Es maravilloso admirar la naturaleza, pero, sobre todo, hay que admirar y comprometernos con la verdadera obra de Dios que son su hijos, todos sus hijos. Madre, enséñanos a mirar y a ver, para exclamar contigo: “Nada hay más hermoso que las obras del Creador”  REZAMOS AL SEÑOR POR LA INTERCESIÓN DE LA MADRE: Oremos al Dios de la Creación y alabémosle por su inmensa grandeza, con la Madre le decimos: Sea la bendición y la gloria para Ti, por siempre Señor.   Pidamos por nuestro Papa Francisco, que el Señor lo guarde y lo cuide. Oremos   Pidamos por todas las organizaciones, instituciones que luchan por el cuidado de la tierra, “la madre que nos contiene” y que nosotros adquiramos la conciencia de que las “obras de Creador” son para todos. Oremos Pidamos por nuestros hermanos inmigrantes y refugiados, para que encuentren su lugar en el mundo. Oremos   Pidamos por toda la Familia de la Consolación, para que crezca en el Amor y en la generosidad. Que seamos capaces de responder al Don de Dios respondiendo a su llamada, sea cual sea. Oremos   Peticiones libres   Pidamos la gracia que deseamos para nuestra vida por intercesión de Santa María Rosa Molas.  PADRE NUESTRO.  ORACIÓN FINAL: Tú que fuiste elegida por el Señor para ser instrumento de consolación en su obra redentora, ruega a Dios, con la fuerza de tu amor y tu fidelidad, para que nosotros vivamos como fieles hijos suyos, buscando, en todo y sobre todo, el bien de nuestros hermanos. Intercede por nosotros, peregrinos en el tiempo, para que las realidades temporales no nos aparten de nuestro destino eterno, antes bien, sepamos descubrir en todas ellas la huella de Dios y podamos vivirlas con pureza de corazón. Amén            SEGUNDO DÍA:  OBRA DE MISERICORDIA: SUFRIR CON PACIENCIA LOS DEFECTOS DEL PRÓJIMO. PERDONAR AL QUE NOS OFENDE  Hablar hoy de humildad es como admitir que se ha fracasado, o que no te va bien en el trabajo, o en la familia. Tal vez el concepto lo tengamos que rescatar y asumirlo como la clave de la vida y su crecimiento, porque, si algo significa humildad es precisamente vida, plenitud, alegría, grandeza. Implica despojarse de uno mismo para aceptar a los demás y para perdonar.  Así lo entienden los santos. Así lo vive la Madre en todos los ámbitos de su vida. Dios solo puede crear donde hay “barro fértil”, donde está el “humus” fecundo, escondido y generador de vida. Meditemos en este día, a la luz de la Palabra y el testimonio de nuestra Madre sobre estas dos obras de Misericordia: SUFRIR CON PACIENCIA LOS DEFECTOS DEL PRÓJIMO Y PERDONAR AL QUE NOS OFENDE  ORACIÓN DE ALABANZA (para todos los días)  En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén  Lector: Bendito y alabado seas Padre, Dios de toda Misericordia y Consolación.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela  Lector: Bendito y alabado seas Jesús, Dios redentor que vives para interceder por nosotros como Señor.   Todos: Tú eres el Dios que nos consuela.  Lector: Bendito y alabado seas Dios Espíritu Santo fuerza y vida que nos alientas en nuestra debilidad.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela. En nombre de la Santísima Trinidad iniciamos este camino oracional, poniendo como intercesora a Santa María Rosa Molas, para que ella nos ayude a descubrir, en nuestro interior, la voz de Aquel que nos invita a apasionarnos por su Persona y por el Reino.      PALABRA DE DIOS: Jn 13,6-15 Cuando iba a lavar los pies a Simón Pedro, este le dijo: – Señor, ¿vas tú a lavarme los pies? Jesús le contestó: – Ahora no entiendes lo que estoy haciendo, pero más tarde lo entenderás. Pedro dijo: – ¡Jamás permitiré que me laves los pies! Respondió Jesús: – Si no te los lavo no podrás ser de los míos. Simón Pedro le dijo: – ¡Entonces, Señor, no solo los pies, sino también las manos y la cabeza! Pero Jesús le respondió: – El que está recién bañado no necesita lavarse más que los pies porque todo él está limpio. Y vosotros estáis limpios aunque no todos. Dijo: “No estáis limpios todos”, porque sabía quién le iba a traicionar. Después de lavarles los pies, Jesús volvió a ponerse la ropa exterior, se sentó de nuevo a la mesa y les dijo: – ¿Entendéis lo que os he hecho? Vosotros me llamáis Maestro y Señor, y tenéis razón porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros. Os he dado un ejemplo para que vosotros hagáis lo mismo que yo os he hecho”.  HACIENDO MEMORIA DE LA MADRE: Muchas veces contempla María Rosa Molas este pasaje del Evangelio, pórtico maravilloso del inicio de la Pasión de Jesús. ¿Qué piensa, en qué lugar se pone ella? Jesús se arrodilla, se quita el manto y se dispone a lavar los pies. ¡Cuántas veces ella repite ese gesto y de cuántas maneras! Con las hermanas, con los pobres, ancianos y niños. Lo hace de modo físico, pero, desde dentro, desde el corazón, muchas también… desde ese corazón que solo pretende asemejarse a su Señor, “manso y humilde”. Ella supo de agravios e injusticias. Pero lejos de revelarse, de buscar “revancha”, ejercitó la paciencia, la comprensión y el perdón  Son sus palabras: “En todo y en todos verán a Jesucristo, pobre que “no tenía donde reclinar la cabeza”. Su humildad es la esencia de la verdad de una vida anclada en Dios y en su Reino. ¿Y nosotros, cómo andamos de humildad? ¿Nos da miedo que nos tomen por tontos, por personas de poco carácter? Jesús se quitó el manto y lavó los pies, ¿Cuánto manto nos sobra a nosotros, de orgullo, de prepotencia, de soberbia? ¿Cuánto nos cuesta tolerar los defectos del hermano? ¿Somos capaces de perdonar? ¿Cuánto manto nos sobra para agacharnos a los pies del hermano? ¿Estamos dispuestos a “despojarnos” para que nuestro servicio, nuestra vida sea humilde al estilo de Jesús y de la Madre? Es verdad, la humildad es un tesoro escondido. ¡Ojala seamos capaces de buscar en nuestro interior y encontrar la fuente de vida que nos hace felices y fecundos!      REZAMOS AL SEÑOR POR LA INTERCESIÓN DE LA MADRE: Oremos a Dios Padre de Jesús, manso y humilde que nos invita a “estar con Él” y vivir su misma vida. Supliquémosle diciendo: Jesús, humilde de corazón, haz mi corazón como el tuyo.  Por la Iglesia, el Papa Francisco, los obispos y sacerdotes, para que sean dóciles a la voz del Espíritu y sirvan como Jesús enseñó. Oremos   Por toda la Familia de la Consolación, para que vivamos en humildad de vida, y que nuestras palabras, gestos y actitudes sean reflejo del carisma que se nos ha regalado. Oremos.   Para que el Señor nos regale la gracia de sufrir con paciencia los defectos de nuestros hermanos  y perdonar a aquellos que nos ofenden. Oremos.   Peticiones libres   Pidamos la gracia que deseamos alcanzar  PADRE NUESTRO  ORACIÓN FINAL: Tú que fuiste elegida por el Señor para ser instrumento de consolación en su obra redentora, ruega a Dios, con la fuerza de tu amor y tu fidelidad, para que nosotros vivamos como fieles hijos suyos, buscando, en todo y sobre todo, el bien de nuestros hermanos. Intercede por nosotros, peregrinos en el tiempo, para que las realidades temporales no nos aparten de nuestro destino eterno, antes bien, sepamos descubrir en todas ellas la huella de Dios y podamos vivirlas con pureza de corazón. Amén              TERCER DÍA  OBRA DE MISERICORDIA: REZAR POR VIVOS Y DIFUNTOS La oración es un don gratuito de interioridad y María Rosa lo recibe como lo más preciado de su vida: Si, como dice San Agustín, orar es desear, la Madre experimenta un deseo vivo de su Dios y Señor, que la llama y espera en las realidades cotidianas. El “Jesús mío, dulzura mía “no es una improvisación, es su alma puesta en la vida. Desde Jesús su oración brota espontánea por los otros a quienes siente suyos y cuyas necesidades, alegrías o carencias ha hecho propias. Ora por todos suplicando al Padre de la Misericordia y al Dios de toda consolación se derrame misericordia y consolación sobre tantos hombres necesitados de ella. Iluminados por el ejemplo de nuestra Madre, mujer de continua y profunda oración, meditemos hoy la obra de Misericordia: REZAR POR VIVOS Y DIFUNTOS  En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén Lector: Bendito y alabado seas Padre, Dios de toda Misericordia y Consolación.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela  Lector: Bendito y alabado seas Jesús, Dios redentor que vives para interceder por nosotros como Señor.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela.  Lector: Bendito y alabado seas Dios Espíritu Santo fuerza y vida que nos alientas en nuestra debilidad.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela. En nombre de la Santísima Trinidad iniciamos este camino oracional, poniendo como intercesora a Santa María Rosa Molas, para que ella nos ayude a descubrir, en nuestro interior, la voz de Aquel que nos invita a apasionarnos por su Persona y por el Reino.       PALABRA DE DIOS: Rm 8, 26-28 “Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y Dios, que examina los corazones, sabe cuál es la intención del Espíritu, porque el Espíritu intercede por los creyentes conforme a la voluntad de Dios.”  HACIENDO MEMORIA DE LA MADRE: “La oración en todo lugar podemos tenerla”, porque el que concede el don de la oración es el Espíritu Santo, el que siempre está: “El dulce huésped del alma” que nos hace desear el encuentro con Jesús. Por eso María Rosa afirma que en todo lugar se puede “conectar con Dios”, no depende de nada externo, ni de la fibra óptica, ni del 4G, tan publicitado. Dios siempre tiene el canal abierto, quienes tienen experiencia lo saben; por eso, la Madre expresaría hoy: “en cualquier lugar hay cobertura”. ¿De qué hablamos? Ella piensa en un Jesús amado, vivido y escuchado en lo profundo del corazón. ¿Qué problemas de conexión tenemos nosotros? ¿Qué respuesta esperamos de Dios en nuestras peticiones? El Espíritu clama en nuestro interior, con palabras que no podemos formular ¿Exigimos, tenerlo todo controlado en nuestra relación y encuentro con Dios? Si la oración en todo momento la podemos tener, es para que nos abramos al Espíritu y lo vivamos en todos los ámbitos de nuestra existencia.  REZAMOS AL SEÑOR POR LA INTERCESIÓN DE LA MADRE: Acudamos al Padre de todo consuelo que nos dejó al Espíritu Santo y nos hace desear la vida de Dios en nosotros y digámosle con fe: Espíritu Santo, enséñanos a orar   Por toda Iglesia, para que aprendamos de Jesús la necesidad de orar y de relacionarnos con el Padre. Oremos.   Por la Familia de la Consolación para que aprendamos rezar los unos por los otros, como cuerpo eclesial y carismático. Oremos.   Para que entendamos que la oración no es un “paréntesis devocional” en la vida, sino es Ser y Estar en la presencia de Dios, siempre y en toda circunstancia.   Pidamos hoy por nuestros hermanos difuntos para que el Señor, rico en misericordia, los tenga en su gloria. Oremos   Peticiones libres   Pidamos la gracia que deseamos obtener por intercesión de la Madre.  PADRE NUESTRO      ORACIÓN FINAL: Tú que fuiste elegida por el Señor para ser instrumento de consolación en su obra redentora, ruega a Dios, con la fuerza de tu amor y tu fidelidad, para que nosotros vivamos como fieles hijos suyos, buscando, en todo y sobre todo, el bien de nuestros hermanos. Intercede por nosotros, peregrinos en el tiempo, para que las realidades temporales no nos aparten de nuestro destino eterno, antes bien, sepamos descubrir en todas ellas la huella de Dios y podamos vivirlas con pureza de corazón. Amén                        CUARTO DÍA  OBRA DE MISERICORDIA: CONSOLAR AL QUE SUFRE Muchas cargas tiene María Rosa en su vida, la Congregación naciente, las hermanas, las casas…los pocos medios con los que cuenta para tamaña obra… todo es un “Todo” en su corazón de madre y de hermana. ¿Cuál es su recurso, amparo y refugio? Lo Único y Total que la sostiene cada día: Jesús y su intimidad con Él. Ve las cosas desde el amor de Dios, con ojos de misericordia. Para ella la felicidad consiste en vivir con el Señor y para el Señor, vivir para sus intereses que son los hombres, y, en especial los más carentes de comprensión, instrucción y consuelo y los más necesitados de la salvación de Dios. Acerquémonos de rodillas a esta realidad sagrada, y, como la Madre, a los “pies de Jesús” encontremos lo “único necesario”. Meditemos en este día la obra de misericordia: CONSOLAR AL QUE SUFRE  ORACIÓN DE ALABANZA (para todos los días) En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén Lector: Bendito y alabado seas Padre, Dios de toda Misericordia y Consolación.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela  Lector: Bendito y alabado seas Jesús, Dios redentor que vives para interceder por nosotros como Señor.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela.  Lector: Bendito y alabado seas Dios Espíritu Santo fuerza y vida que nos alientas en nuestra debilidad.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela. En nombre de la Santísima Trinidad iniciamos este camino oracional, poniendo como intercesora a Santa María Rosa Molas, para que ella nos ayude a descubrir, en nuestro interior, la voz de Aquel que nos invita a apasionarnos por su Persona y por el Reino.     PALABRA DE DIOS: Jn 12,1-8 “Seis días antes de la Pascua, Jesús se fue a Betania, donde estaba Lázaro, a quien Jesús había resucitado de entre los muertos. Le dieron allí una cena. Marta servía y Lázaro era uno de los que estaban con él a la mesa. Entonces María, tomando una libra de perfume de nardo puro, muy caro, ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. Y la casa se llenó del olor del perfume. Dice Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que lo había de entregar: « ¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres?» Pero no decía esto porque le preocuparan los pobres, sino porque era ladrón, y como tenía la bolsa, se l levaba lo que echaban en ella. Jesús dijo: « Déjala, que lo  guarde para el día de mi sepultura. Porque pobres siempre tendréis con vosotros; pero a mí no siempre tendréis”.  HACIENDO MEMORIA DE LA MADRE: Entramos en el “santuario” de María Rosa Molas, en su intimidad más profunda, donde guarda, como en un “arca sagrada”, la esencia de sus “por qué” y sus “para qué”, pero sobre todo, de sus “para Quien”. Nada, absolutamente nada, tiene sentido para ella, sin la intimidad con el Señor… a sus pies, con Él, desde Él… desde su mirada, desde su corazón misericordioso y consolador… como Él. “Venid a Mi”… siempre acude a Él. Sabe que el dolor, la aflicción, las dificultades y tribulaciones existen, que Jesús no ha venido a quitar el dolor, sino a “darle sentido”, un sentido redentor” y eso lo tiene muy claro la Madre. ¿Y nosotros qué, cuándo acucia el dolor y la tribulación?, ¿Qué hacemos? ¿Cuál es nuestro refugio: llenarnos de cosas, de actividades, de diversiones, de distracciones? ¿A qué “pies” nos postramos”? El texto evangélico que nos ilumina señala que la mujer se “postró”, “ungió” los pies de Jesús y la casa se llenó del perfume. María Rosa hizo lo mismo, se “postró y ungió” los pies de los más pobres, y “su perfume” se continúa percibiendo en la Iglesia, en nuestras vidas. Porque, a los pies de Jesús, todo tiene vida para siempre. Madre, enséñanos ese mundo interior tuyo, no nos dejes en la superficialidad ni en la banalidad, danos el secreto de tu corazón amante y contemplativo para aprender nosotros también a postrarnos y ungir los pies del hermano que sufre.  REZAMOS AL SEÑOR POR LA INTERCESIÓN DE LA MADRE: Nos ponemos en presencia del Dios de todo consuelo y alivio. Él nos invita a confiar y a poner nuestra existencia en las manos de Jesús. Digamos con fe: A tus pies, Señor se halla todo consuelo.  Por la Iglesia, el Papa y sus ministros, para que sean “contemplativos en la acción”. Oremos:   Por la Congregación de Hnas. de la Consolación, para que fieles a la Madre, sepamos buscar en los “pies de Jesús” nuestra esencia y sentido. Oremos   Por la Familia de la Consolación, para que, a ejemplo de la Madre, seamos “perfume” que atraiga a muchos al amor de Jesús. Oremos   Peticiones libres   Pidamos la gracia que deseamos obtener por intercesión de la Madre.   PADRE NUESTRO  ORACIÓN FINAL: Tú que fuiste elegida por el Señor para ser instrumento de consolación en su obra redentora, ruega a Dios, con la fuerza de tu amor y tu fidelidad, para que nosotros vivamos también como fieles hijos suyos, buscando en todo y sobre todo el bien de nuestros hermanos. Intercede por nosotros, peregrinos en el tiempo, para que las realidades temporales no nos aparten de nuestro destino eterno, antes bien, sepamos descubrir en todas ellas la huella de nuestro Dios y podamos vivirlas con pureza de corazón. Amén.              QUINTO DÍA:  OBRA DE MISERICORDIA: DAR BUEN CONSEJO AL QUE LO NECESITA Para María Rosa Molas el amor a la Virgen es más que una devoción piadosa, tal vez es, desde su niñez, el inicio de su vida espiritual. Acompañada de su padre, el llamado “hijo de la Dolorosa”, experimenta que María es esencial en su vida. Es muy probable que los misterios del rosario, desgranados en sus pequeñas manos, le marquen a fuego los misterios de Jesús. No es un desatino afirmar que María es su guía, su primera catequista y que aprende de Jesús y a Jesús rezando a la Virgen. El “haced lo que Él os diga” es un eco interior, un hilo conductor de su oración y de su acción. Por eso, que su Congregación se llame Ntra. Sra. de la Consolación, ni es casual ni es un título improvisado. También, la devoción a San José, patrono de la Congregación se gesta en su infancia, va de la mano junto con la de la Virgen. Esas dos imágenes, la materna y la paterna encarnadas en la Virgen María y en San José transmiten una de las  virtudes inherentes a la paternidad: el consejo. María Rosa tuvo por carisma el don del consejo y por cargo la oportunidad de brindar estos consejos a los demás. Por eso, hoy meditaremos, iluminados por la Palabra y el ejemplo de nuestra Madre la obra de Misericordia. DAR BUEN CONSEJO AL QUE LO NECESITA  ORACIÓN DE ALABANZA (para todos los días) En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén Lector: Bendito y alabado seas Padre, Dios de toda Misericordia y Consolación.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela  Lector: Bendito y alabado seas Jesús, Dios redentor que vives para interceder por nosotros como Señor.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela.  Lector: Bendito y alabado seas Dios Espíritu Santo fuerza y vida que nos alientas en nuestra debilidad.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela.    En nombre de la Santísima Trinidad iniciamos este camino oracional, poniendo como intercesora a Santa María Rosa Molas, para que ella nos ayude a descubrir, en nuestro interior, la voz de Aquel que nos invita a apasionarnos por su Persona y por el Reino.    PALABRA DE DIOS Jn 2,1-10  “Al día tercero se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y estaba allí la madre de Jesús. Fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. Y como faltase el vino, dice a Jesús su madre: “No tienen vino”. Y le dice Jesús: “¿Qué tenemos que ver tú y yo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora. Dice su madre a los que servían: “Todo cuanto él os diga, hacedlo. Había allí seis tinajas de piedra, destinadas a la purificación de los judíos, cada una de las cuales podía contener de dos a tres metretas. Les dijo Jesús: “Llenad de agua las tinajas”. Y las llenaron hasta arriba. Y les dice: “Sacad ahora y llevadlo al maestresala”. Y lo llevaron. Mas cuando gustó el maestresala el agua hecha vino — y no sabía de dónde era, pero sabían lo los que servían, que habían sacado el agua —, llama al esposo el maestresala y le dice: “Todo hombre pone primero el buen vino, y cuando están ya bebidos, pone el peor; tú has reservado el vino bueno hasta ahora.”  HACIENDO MEMORIA DE LA MADRE: Se celebran unas bodas y la madre de Jesús estaba allí. Y es que María, la Virgen, siempre está ahí, tanto en una boda como a los pies de la cruz. Está atenta a las necesidades de su entorno, observa que se les terminaba el vino y sabe que es una tragedia en una boda judía: “Jesús, no tienen vino”. No le importa la respuesta un tanto brusca de su hijo, lo conoce y por ello “ordena”, con la seguridad que da la confianza en la misericordia y providencia de Dios, que hagan “lo que Él les diga”. María Rosa Molas contempla este pasaje del evangelio con el corazón asombrado. A ella le falta el “vino” también, no tiene con qué alimentar a los niños y ancianos, no tiene con qué pagar a las amas de lactancia, no tiene hermanas para enviar, no tiene el “vino” de la salud. Pero ella, como María, actúa según Él le inspira en el fondo de su corazón: escucha el consejo, confía, aguarda y, como dice el salmo, “nunca quedó confundida”. Así nos deja el legado de su experiencia “hagan lo que Él les diga”.  REZAMOS AL SEÑOR POR LA INTERCESIÓN DE LA MADRE: Pidamos al Señor, Dios Bueno y Providente, por las necesidades del mundo y de la Iglesia. Respondemos con fe: Por Madre de Consolación, enséñanos a vivir en la confianza y en la providencia de Dios.     Por la Iglesia, para que no desconfíe nunca de la asistencia de Dios, que, como Buen Pastor, la sostiene y alimenta. Oremos.   Por la Congregación, hermanas y laicos, para que María Rosa Molas nos enseñe su amor a la Virgen y a San José, lo vivamos y sepamos transmitirlo a nuestro alrededor. Oremos.   Peticiones libres   Pidamos la gracia que deseamos obtener por intercesión de la Madre.  PADRE NUESTRO.  ORACIÓN FINAL: Tú que fuiste elegida por el Señor para ser instrumento de consolación en su obra redentora, ruega a Dios, con la fuerza de tu amor y tu fidelidad, para que nosotros vivamos como fieles hijos suyos, buscando, en todo y sobre todo, el bien de nuestros hermanos. Intercede por nosotros, peregrinos en el tiempo, para que las realidades temporales no nos aparten de nuestro destino eterno, antes bien, sepamos descubrir en todas ellas la huella de Dios y podamos vivirlas con pureza de corazón. Amén              SEXTO DÍA  OBRA DE MISERICORDIA: ENSEÑAR AL QUE NO SABE Quien llega a probar, cuan dulce es Dios, no puede sin gran violencia dejar tan suave ejercicio. La Madre no dice esto de memoria, lo ha comprobado en sus largas noches de vela en la tribuna, en su oración callada y tantas veces dolorosa, salida de su corazón contemplativo del Misterio del Dios que la habita. Estas expresiones son jirones del alma de María Rosa. Hoy nos pueden servir a nosotros para aprender de su espiritualidad y pedírsela al Señor como fruto de esta Novena.  ORACIÓN DE ALABANZA (para todos los días) En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén Lector: Bendito y alabado seas Padre, Dios de toda Misericordia y Consolación.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela  Lector: Bendito y alabado seas Jesús, Dios redentor que vives para interceder por nosotros como Señor.   Todos: Tú eres el Dios que nos consuela.  Lector: Bendito y alabado seas Dios Espíritu Santo fuerza y vida que nos alientas en nuestra debilidad.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela. En nombre de la Santísima Trinidad iniciamos este camino oracional, poniendo como intercesora a Santa María Rosa Molas, para que ella nos ayude a descubrir, en nuestro interior, la voz de Aquel que nos invita a apasionarnos por su Persona y por el Reino.    PALABRA DE DIOS: Rm 8,31-39 ¿Qué diremos después de todo esto? Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no escatimó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos concederá con él toda clase de favores? ¿Quién podrá acusar a los elegidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién se atreverá a condenarlos? ¿Será acaso Jesucristo, el que murió, más aún, el que resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros? ¿Quién podrá entonces separarnos del amor de Cristo? ¿Las tribulaciones, las angustias, la persecución, el hambre, la desnudez, los peligros, la espada? (…) Pero en todo esto obtenemos una amplia victoria, gracias a aquel que nos amó. Porque tengo la certeza de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los principados, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes espirituales, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra criatura podrá separarnos jamás del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor.  HACIENDO MEMORIA DE LA MADRE: Nada, ni nadie me puede apartar del amor de Dios, percibido y vivido en lo profundo de mi ser. La madre “prueba” al mismo Dios, un regalo místico de su infinita misericordia. Los seres humanos solo conocemos bien lo que nuestros sentidos nos ofrecen, por eso “el probar” de la madre pasa por el “gusto”, el “sabor”… una palabra que nos conduce, a través de su etimología, al hondo concepto de “sabiduría”. La Madre “sabe”, ha probado cuán dulce es Dios y le cuesta salir de esa dimensión, le cuesta violencia, pero, en realidad, no puede dividir su experiencia, porque es única. María Rosa vive la “dulzura” de Dios en los hermanos, en los más pobres y repugnantes, en lo que nadie quiere… y no puede “dejar ese suave ejercicio”, porque es una continuación de su vida espiritual, sin cortes ni divisiones. Esa sabiduría necesita transmitirla. Porque es madre que enseña el sentido cristiano de la vida, de la pobreza, del dolor. Madre que enseña a orar al Padre, ya que las madres saben enseñar muy bien a orar a sus hijos. Para María Rosa acompañar al hombre es orar, amar, gastarse y desgastarse por ellos hasta ver en sus rostros la alegría y la paz y oírles exclamar “sólo de oídas te conocía, mas ahora te han visto mis ojos”  Y nosotros, ¿Cuántas separaciones hacemos entre nuestra vida “espiritual” y la de todos los días? ¿Cuántos “dioses” tenemos, el de orar, el de ir a Misa, el del trabajo, el de los amigos, el de la diversión, el del apostolado? ¿Somos capaces de enseñar al que no lo conoce, el sentido cristiano de la vida?  REZAMOS AL SEÑOR POR LA INTERCESIÓN DE LA MADRE: Por intercesión de la Madre, pidamos al Señor el don de la Amistad con Jesús y digámosle con fe: Ni la muerte ni la vida nos podrán apartar de tu amor, Señor.  Por la Iglesia, el Papa y sus ministros, para que experimenten en sus vidas y ministerios el Amor incondicional del Dios que predican. Oremos   Por la Congregación, por toda la Familia de la Consolación, para que seamos capaces de experimentar el amor del Señor y testimoniarlo en nuestros hermanos. Oremos   Para que seamos capaces de “dar a conocer” el amor de Dios a nuestros hermanos. Oremos   Por los que sufren dolor, abuso o exclusión a causa de la ignorancia. Oremos   Peticiones libres   Pidamos la gracia que deseamos obtener por intercesión de la Madre.   PADRE NUESTRO.   ORACIÓN FINAL: Tú que fuiste elegida por el Señor para ser instrumento de consolación en su obra redentora, ruega a Dios, con la fuerza de tu amor y tu fidelidad, para que nosotros vivamos como fieles hijos suyos, buscando, en todo y sobre todo, el bien de nuestros hermanos. Intercede por nosotros, peregrinos en el tiempo, para que las realidades temporales no nos aparten de nuestro destino eterno, antes bien, sepamos descubrir en todas ellas la huella de Dios y podamos vivirlas con pureza de corazón. Amén                SÉPTIMO DÍA:  OBRA DE MISERICORDIA: VISITAR A LOS PRESOS Y A LOS ENFERMOS Salvando el lenguaje de la época, la Madre nos invita a agradecer el don de Dios en nuestra vida, sea cual sea nuestra vocación específica. Seamos agradecidos. Vivimos en un tiempo en el que parece que todo nos es “debido”, todo tiene que estar a nuestro alcance y el sentido de gratuidad y de gratitud se diluye en un laberinto de deseos, conscientes e inconscientes. Así, poco a poco se instala en nosotros la insatisfacción y el resentimiento. Miremos el ejemplo de nuestra Madre que ve su vocación como un regalo del amor de Dios. Dios se derrama con sus dones en María Rosa para llegar también a través de ella, al corazón del hombre, único lugar de aterrizaje de la misericordia y el consuelo de Dios. Que en esta Novena, aprendamos de la Madre a tener un corazón agradecido y servicial, en especial con los más necesitados. Meditemos hoy dos obras de misericordia: VISITAR A LOS PRESOS Y A LOS ENFERMOS   ORACIÓN DE ALABANZA (para todos los días) En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén Lector: Bendito y alabado seas Padre, Dios de toda Misericordia y Consolación.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela  Lector: Bendito y alabado seas Jesús, Dios redentor que vives para interceder por nosotros como Señor.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela.  Lector: Bendito y alabado seas Dios Espíritu Santo fuerza y vida que nos alientas en nuestra debilidad.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela. En nombre de la Santísima Trinidad iniciamos este camino oracional, poniendo como intercesora a Santa María Rosa Molas, para que ella nos ayude a descubrir, en nuestro interior, la voz de Aquel que nos invita a apasionarnos por su Persona y por el Reino.  PALABRA DE DIOS 2 Cor 4,15 “Porque todas estas cosas padecemos por amor a vosotros, para que abundando la gracia por medio de muchos, la acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios.”  HACIENDO MEMORIA DE LA MADRE: Cuando la Madre dice que tenemos que ser muy agradecidas por el don de la llamada, se dirige a las hermanas. Ella no sabe aún que es depositaria y generadora de un carisma universal. Por lo que hoy afirmamos que es patrimonio de todos los que participamos de la Familia de la Consolación en el mundo: hermanas, ancianos, niños, jóvenes, docentes, médicos, enfermeras. A todos nos dice: “Si conocieras el don de Dios en tu vida…” el don de tu fe, de tu salud, poca o mucha, el don de tu familia, de tus capacidades, de tu persona, si lo conocieras, serías muy agradecido y agradecida. Ser agradecidos con el Don que Dios nos regala, es precisamente “donarlo”. Regalarlo a quienes más lo necesitan. Por eso traemos hoy a nuestro corazón a aquellos hermanos encarcelados, a aquellos que sufren algún tipo de cautiverio, de atadura y a los que padecen la enfermedad. Tal vez nuestros dones llevarían alivio y consuelo a sus vidas. Tal vez los ayudaríamos a encontrar a ellos mismos su propio don, y convertir su vida en una acción de gracias.   Esta frase de la Madre es un eco de la que le dijo Jesús a la Samaritana: “Si conocieras el don de Dios”. Y, cuando lo conoció, le cambió la vida. La Madre hoy nos llama a ser muy agradecidos, para que, como señala la Palabra de Dios, la “acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios.”   REZAMOS AL SEÑOR POR LA INTERCESIÓN DE LA MADRE: Pongámonos en la presencia del Dios que es toda Gracia y pidámosle el don de ser agradecidos en la vida: Respondemos: Señor de la vida y de la historia, danos un corazón agradecido.   Por la Iglesia, Sacramento universal de Salvación, para que anuncie su misión evangelizadora con sencillez y gratuidad, Oremos.   Por toda la Familia de la Consolación, para que fieles al espíritu de la Madre, demos gratis lo que gratis recibimos en nuestros servicios y apostolados. Oremos   Por las hermanas, para que el Señor nos conceda muchas vocaciones que sigan los pasos evangélicos y carismáticos de Santa María Rosa Molas. Oremos.   Por nuestros hermanos que sufren el cautiverio o la enfermedad, para que Dios los fortalezca y permita sentir su presencia misericordiosa  Peticiones libres   Pidamos la gracia que deseamos obtener por intercesión de la Madre.   PADRE NUESTRO   ORACIÓN FINAL: Tú que fuiste elegida por el Señor para ser instrumento de consolación en su obra redentora, ruega a Dios, con la fuerza de tu amor y tu fidelidad, para que nosotros vivamos como fieles hijos suyos, buscando, en todo y sobre todo, el bien de nuestros hermanos. Intercede por nosotros, peregrinos en el tiempo, para que las realidades temporales no nos aparten de nuestro destino eterno, antes bien, sepamos descubrir en todas ellas la huella de Dios y podamos vivirlas con pureza de corazón. Amén                      OCTAVO DÍA:  OBRAS DE MISERICORDIA: DAR DE COMER AL HAMBRIENTO, DAR DE BEBER AL SEDIENTO, VESTIR AL DESNUDO Ya casi terminamos estos días de oración especial de la Novena, con y por María Rosa. Ella nos ha abierto su corazón, nos ha comunicado sus vivencias más íntimas, no para que las guardemos para nosotros, sino que, como ella, seamos apasionados del Reino y anunciadores de su Misericordia y Consolación. Cuando – como Santa María Rosa Molas -  vemos en el pobre al mismo Jesucristo y hacemos del evangelio el libro de vida, nada que se relacione con el pobre, con el hombre, con la historia resulta indiferente. Por el contrario, es entrañable. Por eso meditemos hoy sobre las obras de Misericordia: DAR DE COMER AL HAMBRIENTO, DAR DE BEBER AL SEDIENTO, VESTIR AL DESNUDO  ORACIÓN DE ALABANZA (para todos los días) En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén Lector: Bendito y alabado seas Padre, Dios de toda Misericordia y Consolación.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela  Lector: Bendito y alabado seas Jesús, Dios redentor que vives para interceder por nosotros como Señor.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela.  Lector: Bendito y alabado seas Dios Espíritu Santo fuerza y vida que nos alientas en nuestra debilidad.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela. En nombre de la Santísima Trinidad iniciamos este camino oracional, poniendo como intercesora a Santa María Rosa Molas, para que ella nos ayude a descubrir, en nuestro interior, la voz de Aquel que nos invita a apasionarnos por su Persona y por el Reino.  PALABRA DE DIOS Hch 18, 1.4.6-10 Después de esto, Pablo dejó Atenas y fue a Corinto. Todos los sábados, Pablo discutía en la sinagoga y trataba de persuadir tanto a los judíos como a los paganos. Cuando Silas y Timoteo llegaron de Macedonia, Pablo se dedicó por entero a la predicación de la Palabra, dando testimonio a los judíos de que Jesús es el Mesías. Pero como ellos lo contradecían y lo injuriaban, sacudió su manto en señal de protesta, diciendo: “Que la sangre de ustedes caiga sobre sus cabezas. Yo soy inocente de eso; en adelante me dedicaré a los paganos”. Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor, junto con toda su familia. También muchos habitantes de Corinto, que habían escuchado a Pablo, abrazaron la fe y se hicieron bautizar. Una noche, el Señor dijo a Pablo en una visión: “No temas. Sigue predicando y no te calles. Yo estoy contigo. Nadie pondrá la mano sobre ti para dañarte, porque en esta ciudad hay un pueblo numeroso que me está reservado”.  HACIENDO MEMORIA DE LA MADRE: San Pablo regresa de una experiencia traumática. Su predicación en Atenas ha sido un fracaso. El ágora ateniense es la cúspide intelectual del momento. Por ahí pasan los grandes pensadores de la filosofía de la época, un lugar de teorías y discursos, santuario del “racionalismo”. (Cf: Hech 17). El evangelio de Jesús no prende en ese lugar y Pablo marcha a Corinto. Corinto, un enclave habitado por distintas categorías sociales y morales, ciudad portuaria de pecado, de superstición, de fragilidades humanas… Allí lo espera el Señor para consolarlo e indicarle que ahí, justo ahí, en medio de una gente “indigna”, encontrará un “pueblo numeroso” a quien anunciar el evangelio. Pablo se queda dos años. En Atenas, la ciudad del “racionalismo”, no existe la Iglesia, sin embargo en Corinto, lugar del pecado, florece la Iglesia. Dos Epístolas de Pablo y, nada menos, que la fundamentación bíblica de nuestro Carisma: “2 Cor, 1-3”. Además el Himno a la Caridad y otros textos que explicitan nuestra espiritualidad María Rosa Molas, de algún modo, comprende que “Ese pueblo numeroso” no son los intelectuales ni los racionalistas, sino los pobres, los indigentes, los más necesitados. Ahí “está su pueblo”, el que el Señor le ha reservado. Esa es su PASION POR EL REINO, no busca otras oportunidades, porque sabe que el bien se prodiga “en toda circunstancia”. Y nosotros, ¿Cuál es nuestra Pasión por el Reino? ¿Qué esperamos para darnos y apasionarnos, gastarnos y desgastarnos? ¿Qué todo nos vaya bien, que seamos más, cualidades, preparación intelectual, más recursos? San Pablo entiende que, en medio de aquella gente, se encuentra el pueblo del Señor… ¿Somos nosotros capaces de ver al pueblo del Señor en nuestro entorno y medio? Pidámosle a la Madre sus ojos y su percepción samaritana: “Todo sea para Gloria de Dios y bien del hermano”     REZAMOS AL SEÑOR POR LA INTERCESIÓN DE LA MADRE: Con alegría pidamos al Espíritu que nos regale el entusiasmo de María Rosa Molas por anunciar a Jesús. Sea cual sea la circunstancia, le decimos con fe: Madre, enséñanos a vivir y anunciar el Reino con generosidad.   Por la Iglesia, que somos todos, para que seamos capaces de vivir, anunciar y testimoniar el Reino de Dios en lo concreto de la vida. Oremos.   Por toda la Familia de la Consolación, para que, por el ejemplo de la Madre, que anunció y denunció las injusticias defendiendo siempre a sus pobres y a sus hermanas, podamos seguir sus pasos. Oremos.   Peticiones libres   Pidamos la gracia que deseamos obtener por intercesión de la Madre.   PADRE NUESTRO   ORACIÓN FINAL: Tú que fuiste elegida por el Señor para ser instrumento de consolación en su obra redentora, ruega a Dios, con la fuerza de tu amor y tu fidelidad, para que nosotros vivamos como fieles hijos suyos, buscando, en todo y sobre todo, el bien de nuestros hermanos. Intercede por nosotros, peregrinos en el tiempo, para que las realidades temporales no nos aparten de nuestro destino eterno, antes bien, sepamos descubrir en todas ellas la huella de Dios y podamos vivirlas con pureza de corazón. Amén          NOVENO DÍA El profetismo de María Rosa Molas comienza con su respuesta a la llamada recibida en su infancia. Día a día está disponible a la Palabra, a la oración, a los pobres, al deseo acariciado mucho tiempo de consagrarse a Dios totalmente sirviendo a los demás. Este es su profetismo. Lo pone en práctica cuando le toca anunciar y denunciar injusticias y atropellos. Con su palabra y ejemplo, recrimina a los “falsos dioses” que toman distintas categorías y formas en cada tiempo. Para ella: Solo Dios, su Gloria, alabanza y el Bien de los más pobres.  Hoy meditamos sobre la obra de misericordia: CORREGIR AL QUE SE EQUIVOCA  ORACIÓN DE ALABANZA (para todos los días) En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén Lector: Bendito y alabado seas Padre, Dios de toda Misericordia y Consolación.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela  Lector: Bendito y alabado seas Jesús, Dios redentor que vives para interceder por nosotros como Señor.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela.  Lector: Bendito y alabado seas Dios Espíritu Santo fuerza y vida que nos alientas en nuestra debilidad.  Todos: Tú eres el Dios que nos consuela. En nombre de la Santísima Trinidad iniciamos este camino oracional, poniendo como intercesora a Santa María Rosa Molas, para que ella nos ayude a descubrir, en nuestro interior, la voz de Aquel que nos invita a apasionarnos por su Persona y por el Reino.      PALABRA DE DIOS: Is 40, 1-5.9 Consolad, consolad a mi pueblo- dice vuestro Dios. Hablad al corazón de Jerusalén y decidle bien alto que ya ha cumplido su milicia, ya ha satisfecho por su culpa, pues ha recibido de mano de Yahveh castigo doble por todos sus pecados. Una voz clama: «En el desierto abrid camino a Yahveh, trazad en la estepa una calzada recta a nuestro Dios. Que todo valle sea elevado, y todo monte y cerro rebajado; vuélvase lo escabroso llano, y las breñas planicie. Se revelará la gloria de Yahveh, y toda criatura a una la verá. Pues la boca de Yahveh ha hablado. ». (…) Súbete a un alto monte, alegre mensajero para Sión; clama con voz poderosa, alegre mensajero para Jerusalén, clama sin miedo. Di a las ciudades de Judá: «Ahí está vuestro Dios.»  HACIENDO MEMORIA DE LA MADRE: “Hablad al corazón del hombre”, porque es el Santuario de Dios. Solo podemos consolar través de los mismos “gestos de Dios”. Y para ello, mirar a Jesús como lo miró María Rosa. Jesús consuela con gestos y palabras; la palabra sola no convence a nadie… Jesús toca, acaricia, unge, seca lágrimas, acompaña el dolor, enseña, sirve. Y a la Madre, de tanto mirarlo, contemplarlo y amarlo, se le pegan sus gestos consoladores y los incorpora a su vida diaria. “Mirando a Jesucristo” dice con frecuencia a las hermanas. Así lo escribe en su Primera Regla… no existe una forma distinta de ser profeta de la Consolación, más que mirando y asumiendo a Jesús en nuestra vida. Y nosotros, ¿a quién miramos en nuestra oración? ‘¿Cómo lograremos “hacer amarlo” si no lo amamos nosotros? ¿Cómo anunciarlo como modelo, si no es el nuestro, si no es el Señor de nuestra vida y existencia? ¿Somos capaces de intentar corregir el rumbo equivocado que elige la humanidad? ¿Podemos hacer estas correcciones desde el amor, desde la fraternidad que nos une como hijos de Dios? ¿Sentimos que tratar de corregir, de cambiar, de ser signos de contradicción en el mundo de hoy no tiene sentido, que no vale la pena? ¿Es Jesús nuestro modelo? Para la Madre lo es. Cree en Él, espera en Él y lo ama. Este es su profetismo… ¿Y el nuestro? Consuela al pueblo, mirando a Jesucristo.  REZAMOS AL SEÑOR POR LA INTERCESIÓN DE LA MADRE: Pidamos al Dios de todo consuelo, por intercesión de la Madre, la gracia de ser profetas de la Consolación y digamos: Señor que seamos testigos y misioneros de tu amor consolador.   Por el Papa, los obispos y sacerdotes, para que sepan ser en la Iglesia pastores según el corazón de Dios. Oremos:   Por toda la familia de la Consolación, para que vivamos el profetismo de “hablar al corazón del hombre”, para que Dios sea alabado y el pobre servido. Oremos  Peticiones libres   Pidamos la gracia que deseamos obtener por intercesión de la Madre.   PADRE NUESTRO   ORACIÓN FINAL: Tú que fuiste elegida por el Señor para ser instrumento de consolación en su obra redentora, ruega a Dios, con la fuerza de tu amor y tu fidelidad, para que nosotros vivamos como fieles hijos suyos, buscando, en todo y sobre todo, el bien de nuestros hermanos. Intercede por nosotros, peregrinos en el tiempo,  para que las realidades temporales no nos aparten de nuestro destino eterno, antes bien, sepamos descubrir en todas ellas la huella de Dios y podamos vivirlas con pureza de corazón. Amén                                     BIBLIOGRAFIA es.radiovaticana.va María Rosa Molas. Perfil Espiritual. María Esperanza Casaus Cascán Novena a Santa María Rosa Molas. Hnas. Ntra. Sra. De la Consolación 2015  Madre María Dolores García Martínez Te bendecimos Señor por este AÑO DE LA MISERICORDIA que nos confirma tu llamada a ser INSTRUMENTOS DE MISERICORDIA Y CONSOLACION. Tú has oído el clamor de tu pueblo, se han conmovido tus entrañas y nos has consolado. Te bendecimos por suscitar en el tiempo y en la historia una mujer: María Rosa Molas, haciéndola fecunda con una multitud de hombres y mujeres que se sienten convocados por Tu Palabra y su testimonio, a seguir derramando el bálsamo de tu consuelo y ternura. Míranos Señor, como miraste la humillación de tu sierva María, Madre de Consolación, y haznos creer y confiar que tu acción en nuestra pequeñez es más fuerte que nuestra fragilidad. Que todos los llamados a consagrar nuestra vida como  Hermanas de la Consolación y como Laicos de la Familia Consolación escuchemos Tu voz  y podamos realizar lo que te agrada. Ayúdanos con Tu Gracia para celebrar  con alegría y sencillez nuestra vocación, compartirla y transparentar su belleza con todo nuestro ser y hacer. Amen.  
MADRE MARIA EMILIA DE SOUSA SAMPAIO
MADRE MARIA EMILIA DE SOUSA SAMPAIO
“Como são belos sobre os montes os pés do mensageiro que anuncia a paz, que traz a boa notícia, que anuncia a salvação, que diz a Sião: ‘Seu Deus reina’” (Is 52,7). Natural de Portugal, nascida no dia 23/10/1931. Falece na Espanha, Casa Madre, no dia 13/05/2016. Cheia de graça, amor, ternura, bondade, alegria... Mulher de Deus... Mulher para o outro... Mulher em saída... Mulher aberta... Mulher doada... Mulher sorriso... Mulher desinstalada... Mulher Missionária... Mulher banhada no óleo da misericórdia e consolação... Mulher inquieta por Deus, pela sua Palavra, que a levou a sair e ir ao encontro dos outros... Mulher de ontem e de hoje. Madre Emilia viveu no Brasil por muitos anos. Em Areado, viveu muitos anos. Tive a oportunidade de conviver com ela, como aluna do Colégio Nossa Senhora das Graças e depois quando entrei na Congregação, sempre servindo às alunas e às Irmãs a comida saborosa feita por ela mesma, fruto do amor. “É preciso saber viver para saber morrer”. Há passagens pelo mundo que são verdadeiros monumentos de presença, amor, atuação, compromisso e doação..., comovem multidões e são exaltadas para se eternizarem na história, na mente e no coração das pessoas.             Me. Emília é uma dessas pessoas e pode ser chamada a mãe dos pobres e dos necessitados. Pregava com a vida, com suas atitudes e gestos concretos. Soube encarnar em sua vida a consolação e a misericórdia de Deus com as Irmãs da comunidade e com as pessoas. Buscou sempre restaurar a vida de pessoas enfermas, desanimadas, tristes... Sempre próxima do necessitado: “Só desejo que o pobre seja servido e Deus louvado”, como Maria Rosa Molas. Mulher colocada por Deus, na terra para ser uma mensageira que anuncia a paz, que leva a boa notícia às pessoas. Ao chegar nos seus últimos dias de vida, com certeza, ouviu-se a voz do Senhor, dizendo: “Vinde, filha bendita de meu Pai, porque tive fome e me deste de comer, estive nu e me vestiste, doente e encarcerado e me visitaste...” O amor autêntico a Deus e ao próximo ardia e arde em sua vida. Não se apagou. Como lâmpada olímpica arde no amor a Deus e aos homens, principalmente aos mais pobres. SEMPRE CONSOLAÇÃO! Caminhou sempre junto das Irmãs e ao lado do necessitado! Sempre levando consigo a frase de Santa Maria Rosa Molas: “Quero sacrificar minha vida por amor ao enfermo e necessitado”. “Como são belos os pés do mensageiro que anuncia a paz, que traz a boa notícia...” (Is 52,7). Vida geradora de vida deu a vida dedicando a consolar o enfermo, o pobre e o necessitado, sendo presença viva. Com certeza, as lições de vida serão muito úteis a todos que tiveram a felicidade de conhecê-la e conviver com Me. Emília!                                                                                   Lucia Maria da Silva              
ENCONTRO VOCACIONAL-INHAMBANE-MOZAMBIQUE
ENCONTRO VOCACIONAL-INHAMBANE-MOZAMBIQUE
Decorreu em Moҫambique, concretamente na comunidade de Inhambane um encotro vocacional em que participam 10 jovens de diferentes paróquias da Diocese. Este encontro teve o seu inicio no domingo do dia 08 e o seu fim na quinta feira do dia 12. As jovens estão todas animadas a seguir Jesus, trilhando as pegadas da Madre, para serem como ela instrumentos de misericordia e consolaҫão para o mundo. Estamos muito felizes e agradecidas primeiro a Deus que continua chamando jovens ao serviҫo do seu Reino, e pelo generoso “SIM” de cada uma. Foram vários os temas aprofundados com o objectivo de reavivar no coraҫão das jovens o desejo de conhecer a Jesus, amar- lhe seguir- lhe e servir- lhe. As jovens foram enriquecidas pela amigavel proximidade de cada irmã, pela alegre e activa participaҫão nos momentos de recreio.  Organizando-se em pequenos grupos e com muita alegria e emoҫão elas se encarregaram em trazer-nos tardes diferentes. Partilhamos juntas os momentos de oraҫão, pessoal bem como a oraҫão comunitária e liturgia das horas. Rezemos por elas, afim de que paulatinamente se deixem modelar pelo Espirito e sigam doceis a vontade de Deus.   ENCUENTRO VOCACIONAL-INHAMBANE Entre los días 8-12 de mayo tuvo lugar en la Comunidad de Inhambane, un encuentro vocacional donde participaron 10 jóvenes de las diferentes parroquias de la Diócesis. Las jóvenes contentas y animadas, expresaron el deseo de seguir a Jesús; y también de descubrir la vida la Madre, para así ser instrumentos de misericordia y consolación para el mundo. Estamos muy agradecidas al Señor que continúa llamando a jóvenes para su Reino, y disponibles a dar un “Si” generoso. Hemos trabajado y profundizado una serie de temas, para revivir en el corazón de las jóvenes el deseo de conocer a Jesús, amarlo, seguirlo y servirle. El encuentro fue enriquecido con la presencia de todas las Hermanas de la comunidad, expresando así gestos de proximidad con las jóvenes; participando en momentos de recreo, ect. También compartimos juntas momentos de oración personal y oración comunitaria y la liturgia de las horas. Rezamos por cada una de estas jóvenes, para que se dejen modelar por el Espíritu y sean dóciles a la voluntad de Dios.  
II ASAMBLEA GENERAL Y JORNADAS DE ESTUDIO DE LA DELEGACIÓN DE ASIA
II ASAMBLEA GENERAL Y JORNADAS DE ESTUDIO DE LA DELEGACIÓN DE ASIA
La Delegación de Asia, acompañadas de la M. General, Emilia Sebastiá, estamos celebrando en Manila en la casa de espiritualidad de los Jesuitas (Lagro) la segunda Asamblea General bajo el lema:"Viviendo el compromiso de dilatar su Reino, y ser instrumento de misericordia y consolación".  Todas las hermanas de la Delegación, llegadas de los cuatro paises donde la Congregación tiene presencia consoladora comenzamos el día 15 la andadura de la segunda Asamblea General para evaluar la programación de 2015  y elaborar juntas la programación de la Delegación para 2016-2017.  En el saludo de la apertura la Superiora Delegada, Bok Rye Shin (Clara), nos invitó a vivir el eslogan y a convertirnos en estos días en la comunidad con vitalidad evangélica que señala el marco estratégico del capítulo general de 2011. A traer a nuestro corazón en el encuentro a la Madre para aprender a mirar con sus mismos ojos a cada hermana y participar en la Asamblea con entusiasmo y pasión. La M. Genera, Emilia Sebastiál se unió a nosotras el día 15 por la noche y el día 16 nos dirigió un saludo en el que también nos invitó a pedir la sabiduría de lo alto, según la lectura de la eucaristía de ese día. Invitación que acompañó de un pequeño obsequio. La carta Contemplad de la serie que está saliendo con motivo del año de la vida consagrada. Un obsequio relacionado con el don de la sabiduría. Nos animó a pedir una mirada contemplativa capaz de mirar de forma diferente hacia la vida y las personas. A tener un pensamiento abierto todavía más requerido en esta tierra de Asia en la que convergen tantas y diferentes culturas. "Asia es para la Congregación tierra nueva y tierra de esperanza en la que Dios nos está regalando vocaciones", nos dijo y para poder sembrar mejor la consolación en esta tierra estamos dedicando estos días de Asamblea, seguidos de unos días de estudio a partir de hoy en comunión con la Iglesia, profundizando en la Misericordia Vultus con una charla del padre Enrique Moreno, religioso de los SS. Corazones del P.Damián, nos ha introducido en el tema de la misericordia, corazón del Evangelio. Y continuaremos nuestro con un tiempo de oración en el que queremos imbuirnos del espíritu misericordioso de la Madre Fundadora y el estudio de Laudato Si para comprometernos a cuidar de nuestro mundo. Durante este tiempo nos hemos unido con gozo a la alegría del 30 aniversario de nuestra presencia en Corea.
Actualidad

Actualidad

Solidaridad
Solidaridad
Destacamos
Agenda y Newsletter
CALENDARIO
mes anterior
Mayo 2016
mes siguiente
pico
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
RECIBE NUESTRA NEWSLETTER
Si quieres enterarte de las últimas novedades,envíanos tu email.
ENVIAR
Multimedia · Redes

Multimedia · Redes

Multimedia
Multimedia